1.FLEXIBILIDAD MÁXIMA. El sistema es muy flexible y puede adecuarse los cambios frecuentes que son característicos de los ambientes de oficinas sin necesidad de modificar el cableado de la instalación, permitiendo crecimientos e integración con otras zonas.

2.EFICIENCIA ENERGÉTICA. La solución de Control de Iluminación permite reducir significativamente el consumo energético dedicado a la iluminación artificial: hasta un 60% según la norma europea UNE-EN 15193.

3.REDUCCIÓN DE LOS COSTOS OPERATIVOS. Al reducir el consumo, disminuye sustancialmente los costos operativos de la iluminación artificial, no sólo los asociados a la energía, sino también los costos de mantenimiento de la instalación.  Además el sistema prolonga la vida útil de las lámparas utilizando niveles de encendido inferiores al 100% y aprovechando de forma más homogénea todas las fuentes luminosas.

4.SUSTENTABILIDAD AMBIENTAL. Al reducir el consumo, las soluciones de Control de Iluminación reducen sustancialmente las emisiones de gases contaminantes a la atmosfera.

5.CUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS. Este sistema te permite respetar las normas vigentes en materia de prestaciones energéticas de los edificios haciendo que los de nueva construcción inminente rehabilitación cumplan los criterios de eficiencia energética. Además si se cuenta con el sistema de Control de Iluminación es más fácil alcanzar la certificación LEED ( Leadership in Energy and Environmental Design).